Método de Estudio

Método de estudio

Durante muchas décadas , a quienes comienzan el estudio de Chino se les ha impartido de manera simultánea las formas oral y escrita del idioma. Este sistema es positivo en la enseñanza de idiomas occidentales como el francés y el inglés que emplean un sistema fonético o un alfabeto como ayuda para el aprendizaje de la pronunciación. Sin embargo, no resulta el mejor método para enseñar el lenguaje oral y los caracteres chinos. Las razones al respecto son las siguientes:

1-  Los caracteres chinos carecen de lectura fonética, pues evolucionaron de la pictografía a la ideografía. Esto significa que no existe relación directa entre la forma y la estructura de los caracteres chinos y su pronunciación. Por ello, mezclar la enseñanza del lenguaje y la forma escrita del Chino en la etapa inicial no ayudará a los estudiantes extranjeros (no nativos) a dominar la pronunciación, y los caracteres solo representaràn un impedimento para la adquisición de fluidez en la expresión oral.

2-  Cada carácter chino está formado por componentes que siguen un orden específico de trazo y reglas para su formación. Por ello , lo lógico sería enseñar primeramente al componente simple, para luego progresar hacia el componente más complicado hasta llegar al componente más completo. Pero en la enseñanza simultánea de las formas oral y escrita, todo lo que se aprenda desde el punto de vista de la expresión oral estará seguido por un carácter escrito correspondiente. Obviamente, desde este enfoque los caracteres no se seleccionan sistemáticamente según sus composiciones estructurales, por lo que no se presentan las reglas que rigen la escritura de los caracteres chinos. Eso solo hacen de la enseñanza y el aprendizaje de los caracteres dos procesos cada vez más caóticos y difíciles.

3-  Los caracteres chinos son los elementos básicos de las palabras. Los caracteres de una sola sílaba pueden combinarse para crear varias palabras bisílabas o multi- sílabas. Existen ilimitadas combinaciones que se pueden realizar mediante la adición de caracteres para cambiar o ampliar los significados. Si la persona sabe cómo pronunciar algunos caracteres, será capaz de leer la palabra que forman. Conocer el significado de ciertos caracteres le ayudará a entender el significado de las palabras que forman. A la vez que aprende más caracteres aumenta su habilidad para reconocer más palabras. Así, aprender palabras resulta más fácil. Como el reconocimiento del carácter determina el reconocimiento de la palabra, el principal objetivo en la enseñanza de los caracteres chinos sería incrementar el nivel de reconocimiento de los caracteres por parte de los estudiantes.

Sin embargo, esto no es posible con el método: “ESCRITURA DESPUÉS DE LA EXPRESIÓN ORAL” . Cuando se enseña el chino coloquial empleamos , naturalmente, palabras que en lugar de caracteres como la base de la enseñanza porque la palabra es la unidad de construcción más pequeña de una oración. Por ejemplo: al enseñar la palabra “China”, explicaremos invariablemente su significado con la forma en español “China”, pero no se explican los dos caracteres que componen la palabra. La enseñanza del Chino tradicional siempre ha empleado el “reconocimiento de caracteres” como el criterio para juzgar las habilidades del estudiante para leer. El método “escritura después de la expresión oral” simplemente hace caso omiso a la necesidad de enseñar los caracteres como tal, por lo que no brinda a los caracteres el lugar que se merecen. De esa manera se reduce grandemente la eficiencia de la enseñanza de la lectura del chino, dándose suma prioridad al aprendizaje de la oralidad- conversación del idioma chino

Nuestro nuevo enfoque debe sintetizarse de la siguiente forma

– En las primeras etapas del aprendizaje, el “chino hablado” y el “ reconocimiento de caracteres y la escritura “ deben impartirse por separado.

– Los materiales de enseñanza para las clases de expresión oral deben emplear principalmente el sistema de romanización el idioma Chino, conocido como Hanyu pinyin. Los estudiantes no tienen que trabajar con los caracteres. Existen razones obvios para ellos. Aprender a hablar Chino resulta más fácil utilizando el sistema fonético romanizado PINYIN.

– Mientras se enseña el Chino hablado se introduce sistemáticamente la forma de los caracteres chinos: los trazos, los radicales (componentes básicos de los caracteres chinos), y los componentes estructurales. Estos “escollos” se hacen más accesibles de esta manera, y los estudiantes reciben la clave sobre los secretos de los caracteres chinos, lo cual les ayudará de sobremanera, en su posterior etapa de desarrollo de la lectura.

– Entonces se procede a la etapa de desarrollo de la lectura mediante el aprendizaje de cómo leer los caracteres. Solo cuando el estudiante es capaz de hablar y conoce la forma y estructura de los caracteres podemos enseñarle a leer. Los textos deben diseñarse especialmente, enfocados en el reconocimiento de los caracteres y las formaciones de palabras, con el propósito de incrementar rápidamente el vocabulario y las habilidades para la lectura.

– En la etapa de aprender a leer, el aprendizaje de los caracteres se debe combinar con la práctica continua de la expresión oral y el entrenamiento de aptitudes para la lectura. Los textos deben seguir la lección, por lo que serán muy cortos y fáciles de leer y recordar. Los ejercicios deberán incluir formas integrales de audición, expresión oral, lectura y escritura que están directamente relacionados y son complementarias.

De esta manera sobre la base del diseño y la consideración anteriormente expuestos fue concebido este nuevo ENFOQUE PARA EL APRENDIZAJE DEL IDIOMA CHINO. Además, si le sumamos a esto, una forma dinámica,  de interacción de los alumnos entre sí y con el profesor, fundamentalmente de una forma lúdica basada en el juego y utilizando herramientas recreativas, se logra màs efectivo el aprendizaje del idioma.

Es así como, luego de 40 lecciones coloquiales , alrededor de 1.000 palabras comúnmente usadas y numerosas explicaciones gramaticales, el alumno estará preparado para haber concluido nuestro curso intensivo intermedio de idioma Chino Mandarín.